Hueco blanco

La camiseta de Koundé, un grito de 'al Barça ni agua' y Dembélé, Lenglet o Umtiti como llaves para 'abrir' al Sevilla

El Chelsea tantea a De Ligt y el Newcastle ata a Botman, lo que expande el ya de por sí exagerado optimismo del Barça. En Nervión siguen a la espera de ofertas reales y advierten de que a un rival directo siempre se le debe remitir a la cláusula

La camiseta de Koundé, un grito de 'al Barça ni agua' y Dembélé, Lenglet o Umtiti como llaves para 'abrir' al Sevilla
- Aitor Torvisco
Aitor TorviscoAitor Torvisco7 min lectura
La prensa deportiva catalana habla de Jules Koundé como un jugador más del FC Barcelona. Todo lo relacionan con él y toda noticia es rápidamente reinterpretada como otra piedra que allana el camino del galo hacia el Camp Nou. La pasividad de los adinerados clubes de la Premier League, la posible continuidad de Ousmanne Dembélé que permitiría a los azulgrana 'ahorrarse' el fichaje de un extremo para centrar sus recursos en el zaguero, las -esta vez parece que sí- cercanas salidas de Clément Lenglet y Samuel Umtiti...

'Oportunidad Koundé' titula en su portada de este sábado el diario Mundo Deportivo en su edición barcelonesa, mientras que Sport va más allá e incluye al francés en 'El once de Xavi'. En la Ciudad Condal aseguran que el Sevilla FC "está necesitado de vender lo antes posible" y añade que el frenazo de Chelsea FC y Newcastle United en su ofensiva por el internacional 'bleu' "ayudará al Barça a rebajar los 65 millones que piden los andaluces" por la gran prioridad de Xavi Hernández, con Koulibaly (Nápoles) como segunda opción.




Según ha podido confirmar ESTADIO Deportivo, y en la línea de lo que se viene informando en estas páginas, el Sevilla FC no tiene constancia alguna de una supuesta oferta del Barça consistente en un fichaje en diferido cifrado en 63 millones de euros a pagar en tres años. En tierras catalanas se habla en las últimas horas de una cesión por 23 millones de euros que contemplaría una obligación de compra valorada en 40 millones y que el Barça se comprometería a abonar en dos plazos.

Si bien es cierto que, a día de hoy, esa supuesta propuesta no ha llegado a Nervión, donde desmienten esos "primeros contactos" que el club catalán filtra haber mantenido, también lo es que la hoja de ruta marcada desde antes de terminar la temporada pasaba por cerrar el traspaso de Koundé antes de que acabase el actual ejercicio económico el próximo 30 de junio.

Sin embargo, el Newcastle United, que después de quedarse sin Diego Carlos apuntaba a animar la subasta, tiene atado a un viejo deseo de Monchi como es Sven Botman (Lille), a quien estaría a punto de cerrar por cerca de 40 millones de euros. Además, el Chelsea FC tiene un acuerdo cerrado con el central del Sevilla FC, pero los nuevos dueños no terminan de dar el paso esperado y amagan con ir a por Matthijs De Ligt (Juventus), a quien el Daily Mail coloca antes que Koundé en los planes de Thomas Tuchel y que también interesa al Manchester United de Ten Haag, el que fuera su técnico en el Ajax. Los londinenses están inmersos en varios frentes y no quieren hipotecar su planificación pagando ya 65 kilos por el galo, lo que en Barcelona están convencidos de que les beneficia.

En esos "contactos indirectos" para confirmar el interés culé en Koundé de los que sí tienen constancia en el Sevilla FC, Monchi ya ha dejado claro que quiere dinero, contante y sonante, por Koundé. Nada de esas "fórmulas imaginativas" de las que habla Joan Laporta, ni pagos fraccionados ni ningún tipo de ese eufemismo de 'ingeniería financiera' que está tan de moda en un mercado de fichajes aún marcado por la crisis y en el que nadie quiere gastar sin antes haber ingresado con ventas.

En este sentido, las últimas noticias en el Barça apuntan a las salidas inminentes de Lenglet y Umtiti, quienes no dejarían mucho dinero en caja, pero sí liberarían un amplísimo margen salarial. El Tottenham ya negocia una cesión con opción de compra de Lenglet, muy del gusto de Antonio Conte, y el Olympique de Lyon intentará repatriar a Umtiti. Según informa este sábado el diario L'Equipe, Umtiti quiere regresar al OL y así se lo ha hecho saber al Barça, pidiéndole que dé prioridad al club de su ciudad natal y en cuyo cantera se crió antes que a otras como las del Girona; varios equipos de Italia como Milan (se va a quedar sin Botman), Fiorentina, Roma o Lazio, así como otros conjuntos de la Ligue 1 como el Niza.



No obstante, con el factor que no cuentan en Barcelona es el de la manifiesta opinión del sevillismo con respecto a la posibilidad de vender a uno de sus mejores futbolistas a un conjunto que, hoy por hoy, es un rival directo por las plazas de Champions League en LaLiga. Y es que una cosa es aceptar cómo tu dupla defensiva se marcha a la acaudalada Premier League y otra bien distinta es verle cambiar de camiseta y pasar de héroe a enemigo.

En este sentido, preguntados por este periódico en la #EncuestaHelvetiaED, un 92 por ciento de los encuestados se muestran partidarios de que el Sevilla FC no sólo se mantenga inflexible en ese umbral de 65 kilos, sino que además le diga al Barça que o paga la cláusula de rescisión (85 millones) o Koundé no se mueve del Ramón Sánchez-Pizjuán. El 8 por ciento restante, más prudente, opta por el pájaro en mano y accedería a ver al galo vestido de azulgrana. Eso sí, sólo si Laporta consigue presentar la oferta más alta.