Estadio DeportivoHueco blanco

Lugares comunes

Lugares comunes
Kaptoum conduce ante el Atlético. - Carlos del Barco
EFEEFE5 min lectura
El lugar común, el tópico y el prejuicio campean en el fútbol tanto como las paradojas, y cuando todo apuntaba a un choque frontal de estilos, de conceptos y hasta de idearios, un entrenador como Quique Setién se puso el traje del otro, Diego Pablo Simeone, para llevarse los tres puntos al más puro estilo 'cholista'.
El fútbol está cargado de ideas preconcebidas y un creciente número de neologismos que, pese a su vocación de jerga para iniciados, no esconden más que, al final, se trata de un juego de once contra once en el que gana el marca un gol más que el rival, con defensa de tres, de cuatro o de cinco, o con el 'autobús' en la portería.

Pese a que muchos se empeñan en quitarle el artículo, la banda izquierda es tal y como suena y la derecha lo mismo; 'filtrar un pase' es poner un balón al hueco, 'tener buen pie' es tocarla bien, un 'jugón' es uno que la toca, el 'tiquitaca' puede ser algo similar a triangular; y el mejor de los dibujos es el que gana, como bien mantenía el 'terrenal' Carlos Salvador Bilardo frente a los 'divinos' menottistas.

Si en la primera vuelta el Atlético de Madrid derrotó al Betis por 1-0 en el Wanda Metropolitano y sacó petróleo de una ocasión con una posesión bética de un sesenta y cinco por ciento, ayer en el Benito Villamarín fue el Betis el que se llevó el gato al agua por el mismo resultado con un porcentaje del 55% frente al 45 de los colchoneros.

La posesión, el control, el achique de espacios, los sistemas enfrentados, que si la 'WM', que si el '5-3-2', '4-4-2', '4-3-3', todo se resume en que el mejor de los conceptos es el que termina con los tres puntos en el zurrón pese a los análisis previos, las teorías, los porcentajes o los estados de ánimo o físicos.

El Betis afrontaba un partido que se suponía que era contra el paradigma contrario a lo que propugna su técnico, ante un rival que sólo había perdido una vez en Liga, en vísperas de una semifinal de Copa ante el Valencia, tras una prórroga en cuartos ante el Espanyol, con las piernas cargadas y con muchos cambios en su once.

Con ausencias como la del portugués William Carvalho o del argentino Giovani Lo Celso, llegaba al Benito Villamarín el equipo rocoso del 'Cholo' Simeone para sacar partido de todas esas circunstancias y acercarse al Barcelona tras su empate contra el Valencia, aunque el pitido inicial empezó a dibujar otro partido al previsto.
Pese a que el entrenador santanderino ha repetido hasta la saciedad que su plan B es mejorar el A, su equipo demostró ante el Atlético de Madrid que el mejor de los planes es el que acaba bien, aunque para ello haya que vestirse con el uniforme del rival.

"Hay veces que hay que ganar como lo hemos hecho hoy", ilustró el central argelino Aïssa Mandi el trabajo defensivo del Betis, asunto en el que abundó Setién al reafirmarse en su concepto y completarlo, en línea con el ideario 'cholista', con el eufemismo de "gestionar bien el balón".
Con ello, 'vestido' con el mono de faena, Setién logró derrotar al Atlético de Madrid con sus mismas armas y hacerlo primera vez en competición oficial por primera vez en siete años, ya que lo hizo en el Vicente Calderón en el partido que supuso la destitución de Gregorio Manzano y la llegada de Diego Pablo Simeone.

Con la victoria de ayer, el Betis vuelve a la zona europea de LaLiga clasificado en sexta posición con 32 puntos, los mismos que Getafe (5) y Alavés (7); y a cuatro de los puestos de Liga de Campeones que ocupa el Sevilla con 36; y afronta una semana clave en sus aspiraciones de plantarse en la final de la Copa del Rey.

Con el Plan A, el B o el mediopensionista, "por lo civil o lo criminal", el fútbol es, como mantenía 'El Sabio de Hortaleza' Luis Aragonés, "ganar, ganar, ganar, ganar, ganar y volver a ganar" sin lugares comunes ni neologismos.