La sanción que podría caerle a Bellingham tras el acta de Gil Manzano

El centrocampista inglés fue el autor del 2-3 aunque justo cuando Gil Manzano pitaba el final del partido, lo que provocó que todos los jugadores blancos se lanzaran protestando al colegiado, que acabó expulsando a Bellingham

La sanción que podría caerle a Bellingham tras el acta de Gil Manzano
La sanción que podría caerle a Bellingham tras el acta de Gil Manzano - Cordon Press
Fernando RuizFernando Ruiz 3 min lectura
Valencia

Valencia

M+ LaLiga TV Finalizado2 - 2

R. Madrid

R. Madrid

El final del Valencia-Real Madrid estuvo envuelto en una fuerte polémica. El colegiado extremeño Jesús Gil Manzano señaló el final del encuentro justo cuando Brahim Díaz ponía el centro al corazón del área, pero evidentemente el balón prosiguió su camino y Jude Bellingham acabó cabeceando el balón al fondo de la portería de Mamardhasvili, el malagueño celebraba el gol pero Gil Manzano ya había pitado el final y había señalado el camino a vestuarios para indignación de todos los jugadores madridistas y alivio de los valencianistas.

Los futbolistas de Carlo Ancelotti no dudaron en lanzarse sobre Gil Manzano para recriminarle su decisión de no haber dejado que se rematara el centro, que era una segunda jugada tras el saque de esquina, y uno de los que más protestó fue el centrocampista inglés Jude Bellingham, lo que le costó además la tarjeta roja directa ya con el partido finalizado.

El propio Gil Manzano recogía en el acta el motivo de su expulsión. El colegiado mostró tarjeta roja a Jude Bellingham una vez concluido el partido por dirigirse "en actitud agresiva y a gritos", diciendo "es un jodido gol" en su idioma natal.

"El jugador Bellingham fue expulsado por el siguiente motivo: Tras la finalización del partido y aún en el terreno de juego, se dirigió hacia mí corriendo y en actitud agresiva y a gritos, repitiendo en varias ocasiones 'it´s a fucking goal' (es un jodido gol)", apuntó en el acta Gil Manzano.

La sanción a la que se expone Bellingham

Ahora falta por conocer cuál será la sanción que deberá acatar el inglés. Habrá que ver cuál será la interpretación que hará el Comité de Competición del escrito de Gil Manzano porque en realidad, Bellingham no insulta al árbitro pero sí que podría ser considerado como una desconsideración por utilizar un vocabulario malsonante. En este tipo de situaciones, el castigo más lógico sería de una sanción de entre dos y cuatro partidos. Pese a todo, no es descartable que Real Madrid acabe recurriendo la tarjeta roja.

Carlo Ancelotti, técnico del Real Madrid, no dudó en salir en defensa de Jude Bellingham en la rueda de prensa posterior al partido de Mestalla. "El jugador ha sido claro en lo que ha dicho, obviamente se ha acercado de manera vehemente después del gol como es normal después de lo que ha pasado, pero no ha sido un insulto en absoluto", opinó el italiano.