Hueco blanco

Avances significativos en la posible llegada de Kehrer al Sevilla

El central alemán ya ha dado el 'Sí' al conjunto nervionense, al que ve ideal para recuperar protagonismo y no perderse el Mundial. El zaguero, apartado del PSG, espera noticias en la negociación entre clubes

Avances significativos en la posible llegada de Kehrer al Sevilla
Thilo Kehrer - Thilo Kehrer
Aitor TorviscoAitor Torvisco5 min lectura

El Sevilla FC ha quitado el tapón que obstruía la puerta de entrada al Ramón Sánchez-Pizjuán y, una vez cerrado y más que cerrado el 'culebrón Koundé' se avecinan noticias en cascada. En este sentido, el propio director general deportivo, Monchi, se dio "una semana de plazo" para solucionar las "carencias" en el centro de la defensa y el lateral izquierdo. Todo apunta a que, pese a la predisposición del cada vez más codiciado Sergio Reguilón (Tottenham), el zaguero podría llegar incluso antes con Thilo Kehrer con las maletas preparadas para viajar a Nervión y salir de su compleja situación en el PSG.

Según ha podido saber ESTADIO Deportivo de fuentes cercanas a la negociación, en el Sevilla FC son muy optimistas y confían en poder dar los últimos pasos en las próximas horas para comenzar la semana con un ansiado anuncio. Monchi ya intentó acceder a Kehrer hace dos años y lleva muchos meses preparando el terreno, consciente de que el internacional alemán no cuenta para el PSG, que quiere buscarle una salida al entrar en su último año de contrato.

Este último escenario resulta decisivo, ya que cabe recordar que el PSG pagó 37 millones de euros al Schalke 04 en el verano de 2018, cuando sólo tenía 21 años y Transfermark le otorga un valor de mercado de 22 millones, pese a su decreciente protagonismo en el cuadro parisino. La situación ha ido aún a peor con la llegada de Christophe Galtier, que le ha señalado directamente la puerta de salida apartándole del equipo y obligándole a ejercitarse con el filial junto a Sergio Rico, además de otros como Wijnaldum, Draxler, Kurzawa, Raphinha o Ander Herrera, entre otros descartes.

Esta situación es insostenible para Kehler, que recibió con entusiasmo los primeros contactos del Sevilla FC, pues entiende que un club perfecto para volver a sentirse importante y no perder opciones de ir al Mundial de Qatar que se disputará este otoño con Alemania. Las fuentes consultadas por este periódico aseguran que la familia del jugador ha empujado mucho hacia España -hay otros clubes interesados- y el central ha dado ya el 'Sí' al club nervionense, accediendo a rebajarse el sueldo (cobra 5 kilos en el PSG) y dejando acordado todo a la espera de que Monchi avance en la negociación entre clubes.

Marcao, Kehrer y ¿otro central más?

Kehrer ha pasado todos los análisis de la dirección deportiva del Sevilla FC, es un jugador del que hay numerosos informes desde hace años, como suele ser habitual en los objetivos de Monchi, que le ve el defensa ideal para suplir a Koundé: también puede jugar en banda ocasionalmente, es joven, revalorizable, puede salir a un precio más bajo de su valor de mercado (es decir por menos de 20 kilos), ofrecer rendimiento y dejar réditos económicos, ya que sólo tiene 25 años, pero tiene mucha experiencia en la Bundesliga alemana, en la Ligue 1 francesa y es internacional absoluto con la selección germana.

De concretarse estos significativos avances y confirmarse el fichaje de Kehrer, el germano se uniría a Karim Rekik y Marcao en la nómina de centrales, engordada por la versatilidad de Nemanja Gudelj y las ganas del canterano José Ángel Carmona. La información que maneja este periódico es que, aunque Monchi ya no estudia ofrecimientos y tiene clarísimas las líneas a seguir a la hora de reforzar la defensa, a día de hoy no se descarta que acabe llegando otro central más al margen de Kehrer y Marcao.

Eso sí, para ello tendría que haber salidas (Gudelj) y sería después de acometer gestiones necesarias en otras posiciones. Benoît Badiashile (AS Monaco) ha sido otro de los jugadores con los que el Sevilla FC ha conversado en las últimas semanas. Incluso, por momentos pareció estar por delante de Kehrer.