La crisis del Sevilla a ojos del PSV: "cosas raras", "inseguridad" y "el filo de la navaja"

"Íbamos 2-0, no estábamos dentro del partido y no teníamos perspectiva de remontar, pero al final lo hicimos con un 2-3", reconoce sin tapujos Peter Bosz, aún sorprendido pero contento. El entrenador neerlandés asegura que sabían del momento de debilidad mental de los nervionenses, pero ya lo daban todo por perdido

La crisis del Sevilla a ojos del PSV: "cosas raras", "inseguridad" y "el filo de la navaja"
El vestuario del PSV celebra la victoria ante el Sevilla. - PSV
Aitor TorviscoAitor Torvisco 4 min lectura
Sevilla

Sevilla

Liga de Campeones por M+ Finalizado2 - 3

PSV

PSV

¿Cómo se ve la crisis desde fuera de Nervión? Peter Bosz lo ha explicado muy bien. El entrenador del PSV Eindhoven se mostró "contento" con la remontada ante el Sevilla FC (2-3) en la quinta jornada de la Liga de Campeones de fútbol, triunfo que les da el pase a los octavos si el Lens pierde con el Arsenal -los galos caen por 5-0 al descanso-, y dijo que han "aprovechado la inseguridad" del equipo español cuando se quedó con diez en el minuto 66.

En la sala de prensa del Ramón Sánchez-Pizjuán, Bosz consideró "un punto de inflexión" la expulsión del sevillista Lucas Ocampos en el minuto 66, sólo dos minutos de ver la primera amarilla y cuando el PSV perdía por 2-0, ya que "ha cambiado el partido" porque "jugar ante diez te da nuevas energías y esperanzas", y calificó como "una noche histórica" la de este miércoles.

"Íbamos 2-0, no estábamos dentro del partido y no teníamos perspectiva de remontar, pero al final lo hicimos con un 2-3. Sabíamos que el Sevilla FC está en una fase muy difícil, en el filo de navaja, si luego además recibe una roja y encaja el 2-1... ahí podía empezar la inseguridad y nosotros lo hemos sabido aprovechar muy bien", afirmó el técnico neerlandés, quien admitió, sin embargo, que no le gustó la primera parte del PSV porque "no reconocía" a ese equipo invicto e intratable en Países Bajos, al que vio "muchos fallos, duelos perdidos y sin capacidad de dominio".

Por ello, añadió, "si poco después del descanso te ves con 2-0 en contra, tienen que pasar cosas muy raras para darle la vuelta a la situación", aunque "parece que hubo dos partidos distintos" de la primera a la segunda mitad, ya que "desde la roja (a Ocampos)" el PSV jugó "bien, los cambios han sido oportunos" y fueron "dominantes", explicó, sobre el papel determinante en la remontada de Vertenssen, Saibari y Ricardo Pepis -los tres goleadores entraron desde el banquillo-.

Tenía muy bien estudiado el partido, pero aún le sorprendió. Aseguró que sabía que "el Sevilla iba a atacar en tromba desde el principio" y que, tras no estar bien en la primera parte, en el descanso intentó "motivar" a sus jugadores y les dijo que estaban "a punto de la clasificación para los octavos y que lo mejor era que sólo perdían por 1-0", tras lo que se congratuló de que, "ya ante diez jugadores", empataran a dos en una fase final en la que asumieron "muchos riesgos".

"Ni el 2-2 era un buen resultado, teníamos que seguir. Necesitábamos tener suerte y hoy la hemos tenido. Lo importante no es haber vuelto a ganar fuera en 'Champions', sino que podamos clasificarnos, y si hemos podido llegar a la fase de grupos y ahora pasamos a octavos, fenomenal. Es muy bueno para el club", recalcó el técnico del PSV.

Bosz indicó que desconoce el alcance de la lesión en los isquiotibiales por la que el mexicano Hirving Lozano tuvo que retirarse del campo antes del descanso y dio "la enhorabuena a los chicos que han entrado desde el banquillo porque, de repente, ha habido un cambio en el partido, ocurrían cosas, y eso también es muy importante".

Unete a nuestro canal de Whatsapp Únete a nuestro canal de Telegram