Estadio DeportivoHueco blanco

La risa nerviosa de Sampaoli, la resignación de Monchi... así recibieron en el avión del Sevilla el cruce con el United

"No jodas...", exclamaba un miembro de la delegación blanquirroja al enterarse por su entrenador del emparejamiento con el 'coco' del bombo en pleno vuelo de regreso desde Estambul

La risa nerviosa de Sampaoli, la resignación de Monchi... así recibieron en el avión del Sevilla el cruce con el United
El embarque de la expedición nervionense hacia y desde Estambul. - SFC
Óscar MurilloÓscar Murillo5 min lectura

La primera plantilla del Sevilla FC aterrizaba a primera hora de esta tarde en el Aeropuerto de San Pablo procedente de Estambul. Tras la derrota del jueves por la mínima ante el Fenerbahçe, que no impidió su clasificación para los cuartos de final de la Europa League, los blanquirrojos pernoctaron en la capita turca y tendrán la jornada del viernes de descanso, volviendo el sábado al trabajo en la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros Palacios para empezar a preparar la visita dominical a Getafe, donde le aguarda un rival directo por la permanencia en LaLiga. El vicepresidente, José María del Nido Carrasco, fue el principal representante nervionense en el sorteo de Nyon (Suiza) y el primero en valorar el emparejamiento con el Manchester United, aunque al resto la noticia le pilló en pleno vuelo de regreso. Ya en tierra, Monchi se encargaba de analizar con cierta resignación el cruce.

"Quiero transmitir en primer lugar la satisfacción de estar en los cuartos de final; es para estar contentos y orgullosos de lo que se ha conseguido. En el sorteo no hemos tenido mucha fortuna, pero a estas alturas de la competición te suele tocar un equipo difícil seguro, aunque es verdad que hemos ido por la parte más complicada del cuadro. Tenemos experiencia en esta competición, la hemos ganado seis veces, y vamos a afrontarla con optimismo, con la intención de conseguir un resultado óptimo en Manchester y luego pasar la eliminatoria apoyados por nuestra gente. Hay que ir con esa ambición", anunciaba el director general deportivo del Sevilla, que admitía que su afición vivió este jueves "una noche de ilusión y de alegría, posiblemente el mejor momento de una temporada bastante aciaga. Seguro que ya hay muchos sacando vuelos para Manchester, y eso, incluso, tiene que servir de motivación de cara a lo que queda por delante". Eso sí, "el favorito debe ser a priori el United", aunque espera que su equipo pinte mejor: "Ojalá recupemos jugadores lesionados que mejorarán nuestro nivel de competitividad. Somos un equipo que ha ganado seis Europa League en los últimos 20 años, y ha sido siempre desde el sufrimiento, de momentos complicados y partidos difíciles. Nadie nos tiene que enseñar el camino, porque el camino lo conocemos".

Monchi, que se alegraba por la llamada de De la Fuente a "un Bryan Gil que se lo merece, porque ha sabido sufrir y ahora va a disfrutar", recordaba que "el Manchester ha eliminado al FC Barcelona, que es el líder de LaLiga. La referencia es conocer la plantilla del rival, pero había diferencias en otras eliminatorias vividas en el transcurso de estos años" y fueron "capaces de superarlas. En esta competición, el Sevilla FC siempre tiene que ir con optimismo; ése siempre ha sido el camino". Además, destacó las virtudes del equipo de la Premier League: "Puntos débiles debe tener seguro, pero lo que pasa es que no son fáciles de encontrar. Destaco su calidad y su potencia física, con jugadores muy rápidos y con una clase tremenda. Han confeccionado una plantilla que ha tardado en hacerse, pero ahora mismo está en el 'Top 10' del fútbol europeo seguro".

El vídeo compartido por los compañeros de Onda Cero Sevilla desplazados a Turquía, con el querido Carlos Hidalgo a la cabeza, muestra el momento en que a Jorge Sampaoli le informan del resultado del sorteo, que comunica con una sonrisa nerviosa, gélida y algo desencajada. Que nadie quería al Manchester United es una evidencia, hasta el punto de que un miembro de la comitiva, al conocer el nombre del próximo rival nervionense, exclamaba con cierto desencanto "¡No jodas!".