Sergio Ramos mete el dedo en la llaga y se acuerda de De la Fuente

El central admite que "ya no hay margen de error" tras unos errores que "en esta competición penalizan mucho", al tiempo que no deja de soñar con volver a la selección

Óscar MurilloÓscar Murillo 5 min lectura
Sevilla

Sevilla

Finalizado1 - 2

Arsenal

Arsenal
GolN. Gudelj58'
GolMartinelli 48' GolGabriel Jesus 53'

"Estamos jodidos. El resultado es éste. Hay cosas que sacar, tanto buenas como malas. Nos ha condenado ese error al filo del descanso. Tuvimos ocasiones, pero ellos juegan muy bien y tienen muy mecanizada su forma de juego. Nos ha penalizado el 0-1 y hemos salido con un poco de bajón, lo que ellos han podido aprovechar. Al menos, hubo una reacción, pero no fue suficiente. No hemos sabido materializar las ocasiones. Esta competición es muy dura y los pequeños detalles son vitales y marcan la diferencia. Tuvimos la posesión ante un rival que siempre la quiere tener, metimos el primer gol y fuimos a por el segundo. Debemos seguir trabajando para sacar la mejor versión de este equipo", confesaba en zona mixta un Sergio Ramos que se lamentaba de que la reacción tras el 0-2 del Arsenal se quedara corta a la postre, perdiendo tres puntos vitales.

"No hay margen de error ya. Teníamos este partido en casa, tras uno que se dio como se dio (por circunstancias y sucesos) en Eindhoven. Hay que tratar de sumar los puntos que quedan, porque sólo tenemos dos", añadía el camero, que pensaba que habían "hecho las cosas como se habían planeado, pero no pudo ser", por lo que aboga por "seguir mejorando y mecanizando este modelo nuevo de juego", pese a que se alegra de haber "jugado de tú a tú" ante dos grandes equipos como el Real Madrid y los británicos, si bien cree que "hace falto algo más de tiempo" para que todos se conozcan mejor y se adapten al estilo que está imponiendo Diego Alonso. Y es que, "cuando se pierde, las conclusiones suelen ser casi todas negativas, pero el equipo puede irse a casa con la conciencia tranquila de haberse vaciado". Insistía el central en que "un golazo de Gabriel Jesús" les puso todo cuesta arriba, pero hubo un despertar que debe ser el camino que seguir.

En cualquier caso, nadie en el vestuario blanquirrojo está pensando en la tercera plaza, por mucho que de las cuatro campañas consecutivas en Champions, tres acabaran en esa segunda vía, con dos títulos y una eliminación en octavos de la UCL y la UEL. "Nadie tiene esa tranquilidad (de que ser terceros no es un drama). El empate en el otro partido nos da esperanzas, pero tenemos que ganar el primer partido para pensar ya en el otro", añadía Ramos, que piensa en regresar a la selección: "Vine con la idea de dar mi máximo nivel en mi equipo. Todo el mundo sabe la ilusión que me haría volver, pero esa decisión depende de otros. Yo, poco a poco, voy acumulando minutos y sintiéndome mejor. La espinita no me la quita nadie tras perder, pero, con esta regularidad, me siento bien. Quién me iba a decir que el destino me brindaría este año tan bonito con mi equipo en la Champions".

Sobre Alonso, terminó así: "Está inculcando unas ideas muy diferentes al periodo anterior. Necesitamos tiempo de adaptación, porque había compañeros que no jugaban, otros que necesitan cambiar de filosofía, jugando ahora desde atrás... El míster se ha encontrado con dos partidos muy duros, pero las sensaciones son buenas. Me voy orgulloso, como dice él, por haberlo dado todo, y nos podemos mirar a los ojos en el vestuario. Tenemos que ir mejorando y tenemos que creer en ganar en Londres. Con respeto, pero con esa mentalidad. Esto es fútbol, un deporte muy atractivo, con sus incertidumbres, pero todo es posible".

IVÁN DÍAZ