Estadio DeportivoHueco blanco

El Sevilla busca un golpe de efecto para amortiguar el impacto de unos números acongojantes

El equipo no responde, alarga la sensación de caída libre que transmitió en la recta final del curso pasado y la tela del paraguas de Lopetegui cede: las críticas suben del banquillo al palco y censuran la planificación

Aitor TorviscoAitor Torvisco
Seguir
6 min lectura
El Sevilla busca un golpe de efecto para amortiguar el impacto de unos números acongojantes
RDT, el golpe de efecto de Monchi. - UES/Lince

Cuatro días. Ése es el exiguo plazo del que dispone Monchi para buscar un golpe de efecto que ayude a amortiguar el fortísimo impacto de unos números desastrosos. El Sevilla FC volvió a perder en Almería (2-1) y, con sólo un punto de nueve posibles, firma su peor comienzo en LaLiga en los últimos 40 años. Y lo que es peor, los síntomas de agotamiento mental y de falta de confianza son tan evidentes, que la sensación general a día de hoy es que la cosa aún puede ir a peor. Hace falta un resquicio de ilusión y sólo puede venir en forma de fichaje; especialmente si se trata de un delantero de renombre.

Para encontrar un inicio de curso igual de malo hay que retroceder hasta la 81/82, temporada en la que el Sevilla FC acabó séptimo. Peor aún le fue las otras cuatro veces que arrancó LaLiga con un parcial de 1 de 9: decimosexto y descendido en la 67/68, decimosegundo en la 58/59, décimo en la 49/50 y décimo, salvado por los pelos, en la 35/36. Por si fuera poco, el eterno rival ha empezado como un tiro, con un 9/9 y eso, en una ciudad tan dual, importa y mucho.

El llamamiento a la paciencia que venden desde la directiva nervionense es más complicado de comprar cada día que pasa; pues no se trata sólo de un mal arranque, sino de la confirmación definitiva de que el equipo lleva en caída libre desde el tramo final del curso pasado, no da muestras de saber cómo reaccionar y el paraguas del entrenador ha cedido. Lopetegui, incapaz de aportar soluciones y redundante en sus errores, sigue estando muy señalado, pero las críticas ahora llegan más arriba y salpican a la directiva y a un hasta ahora intocable Monchi.

Sólo tres victorias de 15 en LaLiga

El dato de Fran Martínez en @LaLigaenDirecto es demoledor: el Sevilla FC sólo ha sido capaz de celebrar tres victorias en sus últimas 15 jornadas de LaLiga, en las que apenas ha sumado 17 puntos de 45 que le condenarían a una triste decimosegunda plaza en una hipotética clasificación de ese tramo. El paciente pide desfibrilador de manera urgente. No tiene carácter, no logra rentar sus fases de control de la posesión, no genera peligro y, para colmo, besa la lona al primer golpe del rival.

La espectacular base de datos de Fran Martínez lo ilustra de manera aún más gráfica: de los 43 lanzamientos a portería que ha realizado el Sevilla FC en esta Liga únicamente 11 (el 25,6%) han ido entre los 3 palos y tres de ellos han sido goles. O lo que es lo mismo, 3 de cada 4 tiros son estériles. Por contra, un 42,9% de los disparos rivales van directos al arco de Yassine Bono. El ganador del Trofeo Zamora de la 22/23 no ha sido capaz de dejar su portería a cero a pesar de que sigue siendo el mejor de su equipo.

¿Raúl de Tomás es la solución?

Por todo ello, las miradas ahora mismo se centran más en Monchi que en Lopetegui, por mucho que el vasco se muestre sorprendido y diga no saber nada de críticas o si estas son culpa de la prensa. El director deportivo sabe que echar balones fuera no es lo más inteligente ahora. Por eso dio la cara en Almería, pidió perdón, prometió trabajo, admitiendo que la planificación no ha sido la óptima (por diversos factores) y se mostró convencido de poder revertir esta situación, antes de volver a Sevilla consciente de que, sí o sí, necesita un fichaje que amortigue el tortazo que se ha dado el equipo.

El Sevilla FC tiene una ficha libre y necesita aprovecharla. Un nombre como el de Raúl de Tomás supondría ese golpe de efecto, devolvería credibilidad a la dirección deportiva y aportaría una dosis extra de paciencia al cuarto proyecto de un Lopetegui descontento con la situación Marcao y que desearía contar con un mediocentro más físico. No hay para tanto porque hay jugadores que cobran mucho, juegan poco y no quieren salir. Es más, las cuentas por RDT a día de hoy siguen sin salir.

Todos los caminos conducen a priorizar el gol. Ése que tanto le cuesta a Rafa Mir y que En-Nesyri da la sensación de haber perdido. De Tomás lo tiene, pero necesitaría que el equipo sea un poco más atrevido. El RCD Espanyol ha dado facilidades accediendo a dejarle salir cedido (a cambio de asumir ficha y amortización) y Monchi sigue buscando la manera de cuadrar las cuentas. Busca un '9', ha tocado muchas puertas (Icardi, Lucas Boyé...) y sabe que ya no le vale con reforzar el ataque. La afición pide a un goleador titular. El Sevilla FC necesita un golpe de efecto y tiene sólo cuatro días.