Estadio DeportivoHueco blanco

El Sevilla ya sabe cuánto le costará el despido de Joris Gnagnon

Tras rescindirlo el Sevilla FC de manera unilateral hace un año, la sentencia FIFA está ya en poder de un conocido bufete de abogados hispalense

El Sevilla ya sabe cuánto le costará el despido de Joris Gnagnon
Gnagnon, durante su etapa final como sevillista. - SFC
Alejandro SáezAlejandro Sáez7 min lectura

Hace justo un año, en septiembre de 2021, el Sevilla FC despidió de manera unilateral al zaguero francés Joris Gnagnon por “falta de profesionalidad”. Su falta de disciplina para mantener un estado físico propicio para la práctica profesional del fútbol fue la razón esgrimida por la dirección deportiva del Sevilla FC para llevar a cabo la rescisión del futbolista galo, al que aún le restaban dos años de contrato por delante, por lo que llevó el caso a los tribunales.

Semanas después, en el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación (CMAC) se produjo una reunión entre representantes de la entidad de Nervión y el propio Joris Gnagnon con el claro objetivo de llegar a un acuerdo después de la demanda ante el Juzgado de lo Social que interpuso el futbolista contra el club por su despido. Un cara a cara en el que tampoco hubo acuerdo, por lo que continuó el pleito.

Y tal y como ha podido conocer de primera mano ESTADIO Deportivo, ya hay sentencia al respecto, siendo 4’5 millones de euros la cantidad que el Sevilla FC tendrá que abonar a Gnagnon por su despido. Fuentes del club consultadas por este diario aseguran no tener por ahora información al respecto, aunque este diario ha podido conocer de fuentes fiables que la sentencia FIFA ya está en manos de un conocido bufete de abogados hispalense, con sede en la Avenida de la Palmera. Ante el supuesto desconocimiento por parte del club, desde la entidad tampoco quieren pronunciarse sobre la posibilidad de recurso.

Gnagnon firmó por el Sevilla FC en verano de 2018, cuando llegó procedente del Rennes por 13’5 millones de euros, con Joaquín Caparrós como director de fútbol del Sevilla FC. Su presencia en Nervión estuvo siempre marcada por su aparente sobrepeso. Tras un primer curso bastante irregular, más allá de una actuación brillante durante el Sevilla-Atlético Madrid, fue cedido en 2019 a su club de origen, después de que Lopetegui lo probara durante pretemporada y lo acabara sentenciando por una patada fuera de lugar durante un amistoso ante el Liverpool.

En la 19/20, Gnagnon estuvo seis meses sin competir, al suspenderse la Ligue 1por el Covid 19 desde marzo y caer también eliminado el Rennes en Europa. Un tiempo de inactividad que, lógicamente, jugó en contra del estado físico de un Joris Gnagnon que nunca destacó por ello. En su regreso a la disciplina sevillista, su estado no era el propio de un futbolista profesional, aunque acabó siendo inscrito en LaLiga. Apenas jugó unos instantes en Copa, dando muestras de su evidente falta de forma.

En la pretemporada de 2021, cuando el Sevilla FC acabó rescindiéndolo de manera unilateral, Gnagnon volvió a presentarse en un discutido estado de forma, evidenciando una vez más su falta de compromiso. Desde el club le impusieron un control exhaustivo del peso, así como unos entrenamientos específicos y una dieta facilitada diariamente en la puerta de su casa por parte de un dietista del club. Unas pautas que, según pudo conocer este diario, extrañamente seguía el futbolista.

Ante esa forma de actuar, y con las dificultades presentadas por su representante a la hora de intentar encontrarle una solución, el Sevilla FC decidió rescindirlo de manera unilateral, a la espera de que los juzgados resolvieran al respecto.

Durante la junta de accionistas de 2021, el director general del Sevilla FC, José María Cruz, ya adivrtió que a los presupuestos de la 21/22 había que restarle “una pérdida como consecuencia de la baja federativa derivada del despido de Gnagnon”. Ahora ya se conoce dicha cuantía: 4’5 millones de euros. Un pico, en cualquier caso, para las arcas del club. Aunque ligeramente inferior a lo que habría costado mantener al futbolista como sevillista, con dos años de contrato por delante a razón de 1'4 millones de euros por temporada.

Gnagnon se encuentra actualmente sin equipo

Poco ha mejorado la situación de Joris Gnagnon desde que abandonó el Sevilla FC, a sus 25 años, el que fuera internacional sub 21 con Francia se encuentra actualmente sin equipo una vez que finalizara contrato el pasado mes de mayo con el Saint Etienne francés, conjunto con el que firmó en enero y con el que no llegó a disputar ni un sólo partido oficial a lo largo de los cinco meses que estuvo allí.

El zaguero, que ya como sevillista superó la barrera de los cien kilos en más de una ocasión, fue presentado por el conjunto galo dos meses después de haberlo firmado. ¿La razón? Que había llegado con 20 kilos de más y que en el club no tenían del todo claro que pudiera acabar alcanzando la forma, algo que, visto lo visto, nunca consiguió. Incluso acabaron firmando al exvalencianista Mangala, por si Gnagnon nunca acababa de debutar.

Tal era el estado físico de Gnagnon al llegar al Saint Etienne que la prensa gala, incluso, se hizo eco de una anécdota. Y es que el exsevillista fue confundido por un compañero suyo por un guardia de seguridad. “Era muy regordete”, reconoció el mismo, cuyo nombre no trascendió por respeto al futbolista. Tal era el estado de forma de Gnagnon que, finalmente, tuvo que rebajarse el sueldo en Francia hasta llegar a cobrar 60 veces menos que lo que percibía como sevillista. Tras llegar en enero al Saint Etienne a cambio de 30.000 euros al mes, Gnagnon tuvo que volver a bajarse el sueldo ante su falta de profesionalidad, pasando a cobrar 5.000 euros brutos al mes.