Robinho la vuelve a liar

Después de ser condenado a nueve años de cárcel en Italia, Robinho se está aprovechando de que no hay extradición en Brasil y está viviendo como un hombre libre, pero no deja de generar polémicas, la última tras ser visto en un almuerzo del Santos, que se ha visto obligado a emitir un comunicado desmintiendo su invitación

Robinho la vuelve a liar
Robinho durante su etapa en el Inter de Milán - Cordon Press
Francisco SalasFrancisco Salas 3 min lectura

Mucho hace ya de la época en la que Robson de Souza, más conocido como Robinho, maravilló al mundo a base de cabalgadas por la banda y regates imposibles que le hicieron ser uno de los futbolistas más queridos del mundo, ahora, a sus 40 años, está pasando por una muy mala etapa, condenado en Italia por un delito de violencia sexual, a nueve años de cárcel, de los que por ahora se está librando, debido a que la sentencia le pilló en Brasil, un país que no tiene tratado de extradición con la república italiana. Pero ahora ha vuelto a la palestra mediática por algo relacionado con el club donde dio sus primeros pases y en el que se retiró, el Santos, donde es una leyenda.

El exjugador apareció en unas fotografías durante un almuerzo de la primera plantilla del club paulista, que estaba en una confraternización grupal antes de afrontar el siguiente objetivo, volver a la máxima categoría del fútbol brasileño, de la que descendieron el año pasado. La presencia del extremo ha deparado muchos comentarios negativos entre la opinión pública brasileña, tanto que ha obligado al club a publicar un comunicado negando que hubiera sido invitado y dando una explicación a que estuviera allí, su hijo Robson, de 17 años.

La publicación expresaba lo siguiente: "Santos aclara que el exjugador estuvo este martes (27) en el CT Rei Pelé para acompañar a su hijo, , jugador de la categoría sub-17, en un examen médico y simplemente saludó a los participantes del asado realizado en el lugar para el equipo, el cuerpo técnico y la directiva. El club deja claro que no hubo invitación, ni mucho menos participación en la reunión". Pese a la aclaración del escrito, es cierto que es habitual que Robinho esté por la ciudad deportiva (CT Rei Pelé), y sea visto casi como una deidad por los jugadores del equipo, que tienen en el ex de Real Madrid y Manchester City un espejo donde mirarse, al menos dentro del campo.

Mientras está en su país, las autoridades italianas siguen buscando la forma de que sea extraditado y cumpla con su condena en el país transalpino, pero por ahora los organismos brasileños se han mostrado firmes y han evitado que el ex del Milán pague por el bochornoso delito que cometió durante su etapa como jugador de la Serie A. Aunque el caso sigue siendo revisado y en algún momento puede acabar entre rejas como su colega Dani Alves.

Unete a nuestro canal de Whatsapp Únete a nuestro canal de Telegram