Estadio DeportivoHueco blanco

Las dos prioridades para Antonio Cordón en las próximas semanas

El fichaje de Aouar se decidirá ahora, tras el mercado invernal, y también se espera cerrar la renovación de Guido Rodríguez

Las dos prioridades para Antonio Cordón en las próximas semanas
Antonio Cordón charla con Manuel Pellegrini, Cousillas y Alexis. - @Lince Photo
Antonio José MedinaAntonio José Medina6 min lectura

No pudo completar todo lo que buscaba, pero se podría decir que el último día de mercado para el Betis, aparte de un poco 'loco', fue muy fructífero. Llegó el fichaje que durante semanas estaba cerrando y que, por la tardanza de las salidas, la intromisión del Villarreal y el tope salarial de LaLiga, casi no se cierra. Ayoze, finalmente, llegará hoy a Sevilla. Y también salió Loren Morón en busca de su reivindicación en Gran Canaria y Camarasa en dirección a Oviedo, donde tratará de recuperar el terreno perdido tras dos años y medio casi inéditos.

Pero lejos de eso, el trabajo no ha terminado para la dirección deportiva que comanda Antonio Cordón, porque estas semanas posteriores al cierre del mercado invernal pueden ser decisivas. Como es lógico, en la planta noble del Benito Villamarín nunca se deja de trabajar y no sólo se ven continuamente jugadores que puedan interesar en un futuro más o menos próximo y se empieza a negociar -y a cerrar- algunos con vistas al futuro, como se pudo comprobar el pasado año con Luiz Henrique, sino que, como también se pudo ver con Luiz Felipe, es ahora cuando se decide el futuro de muchos.

En este caso, el equipo verdiblanco ha visto como uno con el que contaba, Héctor Bellerín, se ha escapado definitivamente o, al menos, por dos años; y que Dani Ceballos está a la espera de lo que el Madrid vaya a hacer. Pero no ocurre lo mismo con Houssem Aouar, cuyo futuro se define ahora.

Cerrar a Houssem Aouar es la prioridad

El futbolista galo lleva siendo sometido a presión por su club desde el pasado verano, cuando no aceptó la oferta de renovación que le pusieron encima de la mesa. Primero intentaron traspasarlo, pero la mejor oferta que tenían, la del Nottingham Forest, que el jugador estaba dispuesto a aceptar después de que el Betis tuviera que echarse para atrás por sus problemas de inscripción, también se cayó. Y Aouar empezó la temporada sabiendo que allí no le querían.

Lo comprobó con su habitual ostracismo estando a las órdenes de Peter Bosz, un puesto que recuperó con la llegada de Laurent Blanc y la mala situación de su equipo, pero no con el protagonismo de antes. Lo último que el club ha filtrado es que teme que se esté "radicalizando" desde el punto de vista religioso, algo que no comparten ni sus técnicos ni sus compañeros.

Con el mes de enero acabado y la amenaza del Milan -el único club al que habría podido ir en este mercado- eliminada por ahora, el futbolista se decidirá ahora sobre las ofertas que tiene encima de mesa y ahí el Betis tiene mucho trabajo adelantado. Ya hace tiempo que el club verdiblanco le hizo una gran oferta, que estaría en torno a los 30 millones en global y le dejaría un margen a una ganancia futura, y su familia conoce lo que se puede encontrar aquí. El Milan, según siguen asegurando en Francia, sería de nuevo el gran rival, aunque parte con desventaja.

Las renovaciones, con la de Guido Rodríguez como prioritaria

El otro caso abierto es el de las renovaciones. Una, la de Guido Rodríguez, ya está tratándose y todas las partes quieren un acuerdo -"Mi agente está llegando a Sevilla", dijo Guido hace unos días-, por lo que muy posiblemente se anuncie en breve.

La otra es saber qué pasará con Paul Akouokou, al que el club trató de vender hasta el último minuto de este mercado, y que se vio frustrado por la preferencia del Espanyol por Jose Gragera. El marfileño acaba contrato el próximo año y, o renueva ahora, o intentarán su salida en el mercado invernal.

Las otras renovaciones que podrían estar pendientes, Claudio Bravo, Joaquín o Guardado, sí pueden esperar. Y, en gran parte, dependerán de lo que diga Manuel Pellegrini en el tramo final de la temporada. Aunque también habrá que tener en cuenta las limitaciones económicas que impone LaLiga y las posibles ventas que se puedan hacer en el siguiente mercado. Pero para eso sí que queda mucho. Cinco meses exactamente.