Estadio DeportivoHueco blanco

Las paradójicas pistas sobre lo que busca el Sevilla en el mercado de fichajes de enero

Para llevar a cabo la revolución que quieren emprender Monchi y Sampaoli hacen falta muchas salidas. Al margen de ello, la prioridad está clara: mejorar en las áreas. En este sentido, suena Soumaoro, opción 'low cost' para la zaga

Las paradójicas pistas sobre lo que busca el Sevilla en el mercado de fichajes de enero
Soumaoro, Nelsson, Hermoso y N'Dicka han sonado como posibles refuerzos invernales del Sevilla. - TW
Aitor TorviscoAitor Torvisco5 min lectura

El Sevilla FC busca la cuadratura del círculo en el próximo mercado invernal de fichajes. Su plantilla, según los datos de Transfermarkt, ha perdido 160 millones de euros en valor de mercado: de los 385 del curso pasado a los 225 en la última actualización de esta 22/23. Eso complica mucho la tarea de vender para refinanciar la revolución que desean tanto Monchi como, por supuesto, Jorge Sampaoli. No es ningún secreto: si la operación salida toma vuelo, en enero llegarán refuerzos en todas las líneas; si hay atasco, habrá que priorizar los objetivos mínimos marcados que pasan por mejorar las áreas. El gol y la seguridad defensiva son innegociables, aunque tampoco se libran de la paradoja.

Las dos lesiones de Marcao, que se ha perdido las dos pretemporadas; la impericia del joven Nianzou, que también estuvo convalenciente por lesión y además no estará en la última cita de 2022 tras ser expulsado contra la Real Sociedad; los problemas físicos que han mermado a Karim Rekik, quien podría tener que actuar como segundo lateral zurdo junto a Telles si Acuña finalmente se acaba marchando... Las circunstancias han obligado a tirar de cantera, con Carmona y Kike Salas, y de polivalencia, con Gudelj.

Dos centrales zurdos y sólo uno diestro

La defensa del Sevilla FC, que el verano pasado perdió ni más ni menos que a Jules Koundé (Barça) y Diego Carlos Santos (Aston Villa), necesita refuerzos. Sin contar a los canteranos, que han ido perdiendo protagonismo tras la llegada de Sampaoli, el cuadro nervionense cuenta con dos centrales izquierdos, Marcao y Rekik, y sólo uno diestro, que es Nianzou. Precisamente por eso, resulta contradictorio que los primeros zagueros que han sonado como posibles refuerzos invernales sean zurdos.

Desde diversos medios españoles han apuntado a la complicada opción de Mario Hermoso, del Atlético de Madrid. Asimismo, desde Italia e Inglaterra sitúan a Monchi muy bien situado en la multitudinaria pelea Evan N'Dicka, central del Eintracht de Frankfurt de sólo 23 años y que queda libre en junio, lo que le hace contar con una legión de potentes pretendientes: Juventus, Inter, Milan, Roma, Arsenal, Tottenham, Newcastle... Más allá de las dificultades con ambos, por la elevada ficha del español y el alto salario que demandará el cotizado central francés, llama la atención que los dos sean centrales izquierdos.

Soumaoro, del Bolonia, opción 'low cost'

Hasta ahora, el único central diestro que había sonado era el sempiterno Victor Nelsson, excompañero de Marcao en el Galatasaray y mundialista con la selección de Dinamarca y que siempre demuestra cierta predisposición cuando le preguntan por ese presunto interés del Sevilla FC que viene ya de muy lejos. El segundo nombre para el perfil diestro de la retaguardia de Sampaoli lo ofrece el diario italiano Corriere di Bologna, que apunta a que Monchi ha tanteado al central Adama Soumaoro.

Se trata de un potente central de 186 centímetros que juega en el Bolonia y que, según el citado medio local, podría salir a bajo coste, dada las necesidades financieras del cuadro 'rossoblu' y teniendo en cuenta que Soumaoro tiene ya 30 años y acaba contrato en junio de 2024. Además, el club italiano lo fichó por sólo 2,5 millones de euros después de que el Lille le cediese dos años seguidos en la Serie A. En esta 22/23, suma 12 encuentros (10 en liga y dos en la Copa italiana).

Independientemente de lo que pueda suceder, es evidente que Soumaoro encaja mucho mejor que Nelson, Hermoso o N'Dicka por precio, por perfil y, sobre todo, por los limitados recursos con los que cuenta a día de hoy un Sevilla FC que quiere hacer demasiadas cosas.