Estadio DeportivoHueco blanco

Rafa Mir ya está sentenciado: '¿Qué he hecho yo para merecer esto?'

El delantero murciano tiene todas las papeletas para salir en enero tras las palabras de un Sampaoli descontento con su ataque. Dolberg sufre la 'adaptación imposible' y En-Nesyri está en plena 'depresión goleadora'

Aitor TorviscoAitor Torvisco
Seguir
7 min lectura
Rafa Mir ya está sentenciado: '¿Qué he hecho yo para merecer esto?'
Rafa Mir no entiende su ostracismo. - UES

"Hemos jugado con un falso '9' por la falta de interacciones de los delanteros con el equipo". A sinceridad, no hay quien gane a Jorge Sampaoli. El entrenador del Sevilla FC cuenta con Youssef En-Nesyri, Kasper Dolberg y Rafa Mir, pero como si no los tuviera. Ni ellos pasan por su mejor momento de forma -dos goles entre los tres en 12 partidos- ni el perfil entra dentro de lo que sería el punta ideal del argentino, que en su primera temporada en Nervión tuvo a arietes de características totalmente opuestas: bajitos, con más recursos técnicos y asociativos que capacidad rematadora, que también. Wissan Ben Yedder sería el ejemplo bueno y Luciano Vietto es otra muestra más de lo mismo aunque con peor recuerdo.

"En esa posición hay tres futbolistas y cuando uno utiliza un jugador absoluto no juega otro; y si uno rota tres hay dificultad para mantener a los tres en interacciones con sus compañeros. Hemos jugado con un 'falso 9' por la falta de interacciones de los delanteros con el equipo. Todo tiene que ver con las interacciones. Hay que ver cómo se le utiliza, porque cuando no hay relaciones entre el '9' absoluto y sus compañeros, se aisla y cuando tiene pocas acciones es un jugador incompleto. (...) Cuando uno no pone a un nueve absoluto dice que jugamos con un 'falso 9'. Y el otro día tuvimos más volumen de ataque sin el '9' absoluto", ha explicado hoy Sampaoli en la rueda de prensa previa al partido de mañana contra el RCD Mallorca.

Dolberg, la adaptación imposible

De los tres delanteros, uno que tiene claros atenuantes en su descargo es Dolberg. Llegó el último día del mercado estival de fichajes, con la temporada comenzada y en clara desventaja con sus compañeros. No sólo por perderse el mes de pretemporada, sino también porque En-Nesyri llevaba dos años y medio con Julen Lopetegui y Rafa Mir cumplía el segundo curso.

El danés tenía que asumir los conceptos y automatismos con el vasco y, ahora, en pleno mes de octubre se ve obligado a volver a empezar por el cambio de técnico y de estilo, para parar de nuevo en noviembre por culpa del Mundial. La adaptación siempre es un hándicap, pero en su caso más aún. Y está cedido, para cuando aterrice definitivamente en el equipo tendrá que marcharse.

La depresión goleadora de En-Nesyri

Otro caso extraño es el de En-Nesyri, sumido en una especie de depresión que le convierte en un futbolista totalmente distinto al goleador insaciable que celebró 30 dianas en sus primeros 15 meses en el club y que sólo lleva seis en los 15 siguientes.

Resulta inevitable pensar en esas ofertas de en torno a 30 millones de varios clubes de la Premier League que en el verano de 2020 se veían muy escasas. ¡Quién las pillara ahora! Al menos, en el caso del internacional marroquí hay una explicación palpable a su pérdida de protagonismo con Lopetegui y a las dudas que le genera a Sampaoli: su clarísima bajada de rendimiento.

¿Qué ha hecho Rafa Mir para merecer esto?

'¿Y qué he hecho yo para merecer esto?'. Esa será la 'almodovariana' pregunta que se hace Rafa Mir, que empezó LaLiga 22/23 como titular y marcando el primer gol del Sevilla FC, pero ha desaparecido por completo en el último mes. Sampaoli ha dado pocos minutos a En-Nesyri y Dolberg, pero es que al murciano ni siquiera le ha hecho falta alinearle para abrirle la puerta de salida en el próximo mercado de enero.

El último partido de Rafa Mir fue el 18 de septiembre, cuando completó el choque contra el Villarreal CF después de enlazar dos jornadas sin jugar ante Barça y Espanyol. Desde entonces, no ha tenido minutos ante Atlético y Borussia de Dortmund con Lopetegui y tampoco frente a Athletic y de nuevo los germanos, ya con Sampaoli. Y en Champions, en concreto, sólo ha tenido minutos (45') en la primera jornada ante el City, el 6 de septiembre.

Se puede hablar de senaciones y de gustos, pero teniendo en cuenta lo desconectados que han estado los delanteros en el juego de Lopetegui -todo lo contrario de lo que busca Sampaoli- las cifras de Rafa Mir no son ni mucho menos malas: 14 goles en 52 partidos oficiales con el Sevilla FC. Pese a ello, el máximo goleador y medalla de plata en los JJ.OO. de Tokio está más que sentenciado y es consciente de que a día de hoy es el jugador con más opciones de salir en el mercado invernal junto a Thomas Delaney -quien está negociando con el FC Copenhague-.

Rafa Mir llegó con la idea de convertirse en un 'nuevo Negredo' y a buen seguro, si le dejan, seguirá intentando reivindicarse hasta el último día que esté en el Sevilla FC. En el fútbol no hay nada escrito: recuerden el ejemplo de Iván Zamorano en el Real Madrid, que fue descartado por Jorge Valdano y acabó ganando el Pichichi de ese año. Eso sí, más allá de no tirar la toalla, todo apunta a que el murciano se va a marchar por la salida accesoria, una indecorosa puerta de atrás por la que ya salieron otros grandes delanteros que no triunfaron en Nervión, como por ejemplo Iago Aspas, Ciro Immobile o Fernando Llorente. Así es la vida.