Los detalles de la ruptura entre Del Nido y su hijo

10.10.2020 | 12:11
Del Nido Carrasco, durante la despedida de Banega.

La guerra de sillones que se vive en el seno del Sevilla FC con el objetivo de hacerse con el poder del club se ha llevado por delante una relación tan sólida como la que suele existir entre un padre y un hijo. En concreto, eso es lo que ha ocurrido con el expresidente José María del Nido y su hijo José María del Nido Carrasco, actual vicepresidente del club de Nervión.

Del Nido Carrasco ha pasado de ser la solución a convertirse en el problema, y viceversa. Pues todo depende desde que bando del conflicto se analice la situación. Y es que el propio expresidente ha declarado sentirse "defraudado" por su hijo.

Del Nido, en su plan para retomar el control del Sevilla FC, firmó a su hijo un poder notarial con el que poder representar sus acciones, llevándose así a cabo un pacto de gobernabilidad firmado a finales de 2019 con el actual presidente José Castro y el resto de accionistas de peso de la entidad. Un acuerdo que, entre muchas otras cuestiones, propició la vuelta de Del Nido Carrasco al consejo de administración del Sevilla FC como vicepresidente. Una misión que ya desempeñó desde enero de 2014 hasta julio de 2017, cuando dimitió como consecuencia de la espantada de Vitolo en lo que se entendió por las partes como una nueva estrategia para dejar a Castro con el trasero al descubierto, siempre dentro del ambiente de tensión que ha reinado a lo largo de los dos últimos años entre los dos grandes grupos accionariales.

Ahora, Del Nido Carrasco también forma parte del comité ejecutivo y es consejero delegado mancomunado de la sociedad, al igual que el presidente, José Castro, y el también vicepresidente Gabriel Ramos. Es decir, un tiempo en el que el hijo del expresidente sevillista ha aprovechado para acercar posturas con los 'rivales' de su padre, habiendo encajado a la perfección en la manera de trabajar del órgano rector del club. A ello, además, hay que sumarle la estrecha relación que guarda con Monchi o la cercanía que tiene con gran parte de la plantilla. 

Es decir, una práctica que difiere mucho de la teoría con la que realmente volvió al club. Al menos con los planes con los que su padre le cedió el derecho de representar sus acciones. Y es que es ahí principalmente donde aparecen las principales diferencias con Del Nido, quien no comparte el acuerdo alcanzado con Castro ni el derecho de rotación a la presidencia que le permite poner un presidente representado por sus acciones a los cuatro años del pacto. Mandamás que, a priori, iba a ser su hijo, Del Nido Carrasco. 

Un caldo de cultivo que ha llevado a Del Nido a aliarse con el grupo inversor extranjero denominado popularmente como los Americanos ( Sevillistas Unidos 2020), retirándole el poder a su hijo. Los movimientos han llevado a las partes a verse las caras en los juzgados. "Las historias que alega mi padre para justificar que ha perdido la confianza en mí son fruto de su imaginación y pretextos inventados para incumplir el pacto. Mi padre cree que soy el problema y todos los demás piensan que soy la solución", declaró Del Nido Carrasco durante la vista oral.

Según Del Nido, su hijo "se autonombró" representante familiar "a perpetuidad" y "se fijó un sueldo de 450.000 euros que incrementó a 590.000 a los diez minutos y a 600.000 cuando sea presidente" en 2023, ya que el pacto establece la alternancia en el poder cada cuatro años. Es decir, una ruptura entre el padre y el hijo que es totalmente real y que, según ha podido saber ESTADIO Deportivo, vendría motivada fundamentalmente por el deseo de independencia total del hijo con respecto al padre en lo que al Sevilla FC se refiere. Una independencia que, por otro lado, habría conseguido gracias a las acciones de la familia y que actualmente le ha retirado su progenitor. Amén, también, de otras cuestiones económicas, como la negativa del hijo de cederle su sueldo al padre junto a lo que le corresponde por el reparto de dividendos.

 
Por todo ello, Del Nido revocó el pasado febrero el poder que concedió a su hijo cuando fue condenado e inhabilitado para cualquier cargo mercantil y pidió la junta en julio. Actualmente, por tanto, no representa dichas acciones, aunque la revocación no tendría un carácter retroactivo y el pacto firmado en su día por Castro y Del Nido Carrasco seguiría teniendo vigencia. De ahí que el padre, ahora, intente romperlo legalmente aludiendo el incumplimiento por parte del actual presidente José Castro violando los acuerdos alcanzados con el resto de grandes accionistas de la entidad. Algo sobre lo que tendrá que pronunciarse la justicia. 

Las opiniones de uno y otro bando, pulsadas por este diario, son totalmente contrarias, entendiendo unos que el juez le dará la razón casi con total seguridad y aludiendo otros que ha quedado más que demostrado que Castro ha vendido acciones en contravención del pacto y que, por tanto, éste queda roto. 

Mientras la justicia decide, padre e hijo caminan por sendas cada vez más separadas, contando Del Nido Carrasco con una figura de confianza al que ha designado asistente personal del Sevilla FC y a quien, incluso, se le ha podido ver en el palco durante los partidos del Sevilla FC de la 'era covid', donde el aforo es mucho más restrictivo.

Una relación totalmente rota que, entre otras cosas, ha llevado a las partes a no hablarse, así como no haber sido invitado al cumpleaños de su padre el pasado agosto, en el que pudo verse al resto de sus hermanos, con los que la relación es también mucho menos fluida que antaño. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal