Isco celebra su cumpleaños haciendo él a los béticos el mejor regalo para el derbi

Aparte de no ver la décima amarilla en Mestalla, reconoció haber pactado con Pellegrini que no jugaría más de una hora por unas molestias que arrastra desde hace varias semanas

Isco celebra su cumpleaños haciendo él a los béticos el mejor regalo para el derbi
Un sonriente Isco Alarcón posa para los medios del club tras el triunfo en Mestalla. - RBB
Óscar MurilloÓscar Murillo 5 min lectura
Valencia

Valencia

M+ LaLiga TV Finalizado1 - 2

Betis

Betis
GolAyoze 19', 77'

Este domingo 21 de abril, a falta de confirmación día de descanso para la primera plantilla verdiblanca tras el asalto sabatino a Mestalla, es el cumpleaños de Isco Alarcón. Alcanza las 32 primaveras el costasoleño como en sus mejores tiempos, aquéllos en los que brilló con el Málaga CF y luego con el Real Madrid hace más de dos décadas. Tras verlo pasar sin pena ni gloria por el Sevilla FC, muchos pensaban que era un jugador irrecuperable, pero en unos pocos meses en Heliópolis ha demostrado que es el líder que necesitaba Manuel Pellegrini. Renovado, blindado (20 millones de euros de cláusula, el doble que la anterior) y mejor pagado, el '22' es, con siete goles y otras tantas asistencias (tras la regalada con el exterior a Ayoze en Valencia), el miembro más determinante del vestuario del Real Betis. Por eso, que burocráticamente pueda estar en el derbi del próximo domingo 28 de abril era crucial. Ahora, habrá que ver si físicamente puede.

Sustituido en el minuto 59 por sorpresa para los que no están dentro de ese grupo de trabajo, el propio Isco confesaba en zona mixta que había pactado con el 'Ingeniero' no jugar el partido entero por "unas molestias" que ya le impidieron ejercitarse con sus compañeros el pasado martes. Como le ocurre a Sergio Ramos en el eterno rival, no tanto por edad sino como una secuela de su importante lesión muscular, debe dosificarse para no tener lo que se conoce como recidiva (una recaída) de aquella "rotura miotendinosa proximal de la musculatura isquiotibial izquierda". A diferencia de Claudio Bravo, que estuvo más de tres meses con el mismo parte médico (curiosamente, el 'Chimy' Ávila lo calcó, además en idéntica extremidad, y lleva tres semanas K.O.), el de Arroyo de la Miel retornó en el plazo más corto posible, en concreto la mitad, por lo que ahora debe cuidarse de derroches.

Con el encuentro tan igualado ante el RC Celta, Pellegrini mantuvo a Isco en el terreno de juego hasta el minuto 86, lo que le produjo una leve sobrecarga que le obligó a medir con mimo los esfuerzos en los siguientes días. Como no sentía dolor en giros, sprints o golpeos, entró en la lista ante el Valencia CF y fue titular, pero avisó al banquillo de que algún calambre ya le estaba avisando de que lo mejor era parar. Examinado por los doctores y fisioterapeutas, tras aplicarle hielo en su zurda (a la altura de la rodilla, aunque la molestia en muscular y algo más abajo), el propio mediapunta tranquilizaba a todos. No sólo no ha recaído, sino que se encontraba en perfectas condiciones. Después de 32 años, conoce perfectamente su cuerpo. Admite que se excedió al correr hasta la línea de fondo para salvar un pase imposible ante el Getafe CF, cuando se rompió, si bien ha parado a tiempo esta vez y no debe tener ningún problema para llegar al derbi.

Como no hay mal que por bien no venga, salir pronto del encuentro ante el combinado che minimizó el riesgo de que viera una amarilla que, al ser la décima, completase su segundo ciclo y le impidiese estar el próximo fin de semana ante el Sevilla FC. Una prueba, por ejemplo, de que no está limitado en ningún aspecto fue el salto que dio el malagueño, lanzando por los aires la bolsa de hielo y el aparataje que le habían colocado para medir los esfuerzos, para celebrar junto al banquillo el 1-2 definitivo de Ayoze. Ya de madrugada, cuando celebra su cumpleaños y sería él el indicado para recibir los regalos, Isco Alarcón acaba de hacer el mejor imaginable por los béticos: no está sancionado ni tampoco lesionado, por lo que será de la partida, salvo contingencia distinta de última hora, en el partido de los partidos.