Estadio DeportivoHueco blanco

La espiral de frustración de Delaney

El danés, que tildaba su rendimiento en el Sevilla como "frustrante", ha visto como sus opciones de brillar en Qatar se han esfumado a las primeras de cambio

Fernando RuizFernando Ruiz
Seguir
3 min lectura
La espiral de frustración de Delaney
La espiral de frustración de Delaney - SFC.

No cabe duda que el rendimiento de Thomas Delaney en el Sevilla Fútbol Club no ha sido el esperado en el poco más de un año que lleva en Nervión. El centrocampista danés, pese a haber jugado mucho en su primer año con Julen Lopetegui, no llegó a hacerse indiscutible y sólo las rotaciones del vasco y la lesión de Fernando le permitieron disfrutar de más tiempo de juego que el que su rendimiento indicaba.

Este verano, el danés estaba preparada para dar un salto que él mismo reconocía que debía dar, pero del dicho al hecho, va un buen trecho. La temporada no ya sólo de Delaney, sino la del Sevilla, ha comenzado de la peor manera posible, con el cambio de entrenador incluido y pronto se comenzó a hablar de la posibilidad de regresar a Copenhague en este mercado de enero y también ha llegado a estar en la órbita de la Lazio como opción en la posible operación por Luis Alberto.

Delaney ha perdido con Sampaoli el poco protagonismo que ya tenía con Lopetegui esta temporada, pero el danés tenía una cita importantísima señalada en rojo en su calendario, el Mundial de Qatar. La Copa del Mundo se le presentaba a Delaney como una oportunidad única para volver a ser protagonista como su selección y marcar un punto de inflexión en esta temporada para casi, con total seguridad, llamar a la atención de posibles clubes interesados. Pero uno entra en esa espiral negativa, parece que las cosas malas vienen solas.

Y para muestra la lesión que sufrió en el partido ante Túnez. Delaney era titular con Dinamarca pero una desgraciada jugada, en la que un rival caía encima de su rodilla, le dejaba fuera de juego. El danés tuvo que pedir el cambio poco antes del descanso y ya su cara camino del banquillo hacia presagiar lo peor. Horas después se confirmó: esguince de rodilla y unas cuatro semanas de baja. Adiós a Dinamarca, adiós al Mundial... ¿adiós a una salida del Sevilla?

Ahora el mercado de enero se presenta como una verdadera incógnita para Delaney. Por el momento no podrá entrenar con sus compañeros en Sevilla que ya regresaron a ayer, habrá que ver cómo van los plazos de su recuperación pero no parece probable que vaya a llegar a tiempo para la última cita del año ante el Celta, por lo que el 2022 se ha acabado para él. Y es que ya lo decía Delaney poco antes de comenzar el Mundial. "Es frustrante", reconocía sobre su rendimiento en el Sevilla. "Las cosas no han ido como esperábamos", añadía un Delaney que afrontaba la oportunidad de Qatar con "las piernas más frescas y la mente despejada".