Estadio DeportivoHueco blanco

Un viejo conocido del Sevilla, la solución ideal para Suso

El extremo gaditano no entra en los planes de Sampaoli es uno de los futbolistas llamados a salir de Nervión en enero y el RCD Espanyol aprieta por hacerse con sus servicios

Un viejo conocido del Sevilla, la solución ideal para Suso
Suso es uno de los jugadores llamados a salir del Sevilla FC en enero. - SFC
Aitor TorviscoAitor Torvisco5 min lectura

Llegó al Sevilla FC en un mercado de enero, en concreto el de 2020, y justo dos años después podría marcharse de Nervión en la inminente ventana invernal de transferencias. Suso Fernández es un futbolista de indudable talento que vistió de blanquirrojo ante la repetitiva insistencia de Julen Lopetegui y que, con el hándicap añadido de haberse perdido ocho meses por lesión y llevar un año prácticamente sin jugar, ahora se ha quedado sin sitio con Jorge Sampaoli. El Cádiz CF y la UD Almería se han interesado recientemente por las condiciones de su casi cantada salida, aunque a priori no le salen las cuentas. Por suerte para el jugador, un viejo conocido de la casa como es Diego Martínez, técnico del RCD Espanyol, se postula como la solución ideal para todas las partes.

Sampaoli ya ha dejado claro que quiere extremos para atacar el espacio y para ser profundos, algo para lo que no les sirven los muchos efectivos que tiene para esa zona pero que juegan "a pedirla al pie". Suso es uno de esos ejemplos claros de la "herencia de Lopetegui" de la que se queja el argentino. El gaditano tiene todas las papeletas para ser uno de esos futbolistas que sufran la "revolución invernal" que anuncian desde la directiva del Sevilla FC.

Además de su ostracismo por motivos físicos y de que apenas ha contado tras su recuperación, juega a favor de su salida su sueldo, rondando los dos millones de euros anuales. No obstante, aunque sólo se ha lesionado dos veces de gravedad en toda su carrera, no haber jugado nada en un año, su edad (29 años) y los tres años de contrato que aún tiene en vigor (hasta junio de 2025) ponen casi imposible la tarea de sacar plusvalía por un futbolista que llegó con la vitola de internacional y estrella del AC Milan y que costó 21 millones de euros hace sólo dos años.

Así las cosas, la mejor opción a la que aspira Monchi en el próximo mercado invernal es a cerrar una fórmula parecida a la de su llegada (cesión con opción de compra) que permita que el jugador tenga más continuidad, se reivindique, vuelva a sentirse importante y exhiba la calidad que tiene para que el Sevilla FC puede recuperar una parte de lo invertido. Suso necesita un jugador que le conozca, le entienda y sepa sacarle partido y, en este escenario, ha irrumpido con fuerza el RCD Espanyol de Diego Martínez.

La ficha, compartida o no, es la principal traba

Eso es lo que adelanta hoy el diario Sport, en una información que "está bien tirada", según fuentes consultadas por ESTADIO Deportivo. La noticia en cuestión está firmada por Lluís Miguelsanz, subdirector del periódico deportivo barcelonés y asegura que "el Espanyol aprieta para fichar a Suso". En la línea de lo expuesto anteriormente, asegura que el club perico ha solicitado una cesión que el Sevilla FC ve con muy buenos ojos, pero aún no hay acuerdo económico.

En este sentido, el citado medio asegura que el Espanyol no puede hacerse cargo de toda la ficha de Suso, como es deseo de un Sevilla FC que está en una delicada situación financiera y, además, necesita liberar gastos y recaudar para poder realizar los refuerzos que Sampaoli ha pedido en todas las líneas.

Otro posible inconveniente sería los diferentes tiempos de uno y otro. "El Espanyol tiene algo más de límite salarial y podría ganar la puja (a Almería y Cádiz). La clave es poder avanzar la operación, pero en el Sevilla FC no tienen prisa, están buscando mejores ofertas, mientras que el Espanyol necesita, sí o sí, inscribirle el 1 de enero", afirma la mencionada información de Sport. La redacción de ESTADIO Deportivo preguntaba el pasado viernes a sus lectores por su opinión sobre la salida de Suso y no había unanimidad.